Aunque parezca sacado de una película de ciencia ficción, los emprendedores Claudia Barona y Andrés Benavides crearon lifepack, un plato germinable que, después de ser utilizado, se siembra como si fuera una semilla y, pasadas tres semanas, se convierte en una planta.

Lifepack es la empresa caleña que se encuentra detrás de este milagro de la naturaleza, un emprendimiento que nació en el 2011 para, según Andrés, “revolucionar el mundo de los desechables al fabricar un producto que no solo sea biodegradable, sino que vaya más allá”.

Así lucen los plantas que crecen de los platos germinables. Foto: especial para El País.
Los platos germinables, a los que califican como “su producto estrella”, son una realidad gracias a que son elaborados a partir de fibras naturales y más de 60 tipos de semillas. “Empleamos desechos agrícolas que, en vez de tener un destino fatal en las basuras, se reutilizan para convertirse en un nuevo producto: un plato que siempre irá a parar a la tierra para que de él crezcan hortalizas, flores y frutas”, explica Claudia.

Cajas, pitillos, papel, servilletas, vasos, bolsas craft y cubiertos de pino renovable también hacen parte de su línea de productos ecoamigables.

Además de impactar positivamente el medio ambiente, su proyecto también tiene un fuerte componente social: 150 mujeres cabezas de hogar y 35 mujeres de la cárcel de Jamundí hacen parte del personal que ha participado en la elaboración de sus productos. A esto se le suma que trabajan con campesinos cultivadores de piña que les suministran los desechos orgánicos de esta fruta para usarlos como parte de su materia prima.

Andrés explica lo importante que es incluir a estas personas en su proyecto: “no solo nos interesa vender, tenemos claro que debemos generar un impacto positivo que pueda aportar a la construcción de sociedad”.

Por pensar en este tipo de mujeres como sus principales colaboradoras y así aportar a la igualdad de género, en el 2013, Claudia recibió un reconocimiento por parte de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Reconocimientos en el mundo de los emprendedores

Claudia Barona y Andrés Benavides, fundadores de Lifepack. Foto: Wirman Ríos / El País
En su camino por consolidar cada vez más su empresa, Claudia y Andrés se han destacado por quedar seleccionados en reconocidos programas que apoyan a emprendedores que tienen un modelo de negocio innovador. Algunos de ellos han sido ‘Destapando Futuro’, de la Fundación Bavaria; ‘Valle E’, de la Cámara de Comercio de Cali y ‘New Ventures Colombia’, de la Universidad de los Andes.

También fueron seleccionados entre los tres finalistas de los premios Viva Schmidheiny 2017 en la categoría Innovación Ambiental.

Para leer artículo completo, haga clic en el siguiente botón.